Diócesis‎ > ‎

Mision diocesana en Cuba

Crónica de diciembre

publicado a la‎(s)‎ 16 dic. 2016 6:16 por Parroquia Sagrado Corazón Alvear   [ actualizado el 16 dic. 2016 6:17 ]






8 de diciembre de 2016.

Solemnidad de la Inmaculada Concepción

Jubileo por los 100 años de la Virgen de la Caridad del Cobre, como Patrona de Cuba

 

Queridos Amigos de Argentina y del mundo:

 

¡Muy feliz día de la Inmaculada! Qué privilegio tan inmenso, de poder celebrar a Nuestra Madre, dejándonos contagiar por su pureza y hermosura. ¡Dios nos ponga en las más terribles batallas, con tal de poder un día contemplar su rostro!

Felicitaciones a todos los sacerdotes, que por estos días cumplimos nuestros aniversarios. El mío número 28 es mañana, en la fiesta de San Juan Diego. Recemos mucho por nuestros curas, en estos momentos de tantas turbulencias.

Como saben, hemos pasado días muy particulares, con la noticia regada por el mundo de la muerte de Fidel. Hemos vivido en Cuba nueve días muy intensos de duelo. Más allá de las lecturas del acontecimiento, han sido días muy tranquilos y ordenados, ya que la prohibición de ruidos, de la música y del alcohol, le dieron a la isla un toque de misterio al que no estamos acostumbrados. La abstención del ron, a muchos del “club de amigos” de esta típica bebida cubana, los tuvo en un duelo en verdad muy, pero muy triste, esperando con más ansias el levantamiento de la prohibición, que el levantamiento del bloqueo americano. Han sido días extraños, desde una gran adhesión al líder del partido, hasta casi endiosarlo con la utopía mesiánica de la revolución, a reacciones de rebeldía callada y temerosa. En fin, recemos por su alma y para que la Virgen de la Caridad, muestre su rostro “después de este destierro”.

Compartimos también, la alegría inmensa de las confirmaciones de 60 miembros de nuestras comunidades, con la presencia muy afable y carismática de nuestro Obispo Arturo; siempre tan cercano a la gente, quien jamás olvida de congraciarse con regalitos a todos y a cada uno. Fueron momentos de gran alegría, vividos en un clima de gran comunidad, desde los extremos más lejanos de las dos parroquias.

Hoy, coronamos el día, con la consagración a la Virgen, según el método de la esclavitud mariana de San Luis María de unas 30 almas, que pertenecen a los Núcleos Trinitarios de la Consecratio Mundi. Es un placer ver con qué interés, se han preparado y ahondado en el Tratado de la verdadera devoción, descubriendo un mundo de posibilidades admirables, que encierra el entregarse a María, como “esclavos de amor”.

Ahora, a preparar con todo entusiasmo la Navidad. Ya están en pleno ensayo para las distintas representaciones navideñas en todas las comunidades y Dios mediante, el jueves próximo, comenzamos con “Las Posadas”, que es una hermosa tradición, muy interesante, por la cual, los días previos a la Navidad, se visitan los hogares, en los cuales María y José, piden albergue para el nacimiento del niño. Es una gracia inmensa, que en todos lados podríamos imitar y se transforma en una gran misión de navideña.

Finalmente, estamos expectantes por las próximas misiones que desde nuestra diócesis de San Rafael, ya están a punto de arrancar, en solo 18 días la primera y en enero la segunda.

Gracias por acompañarnos siempre con la oración, el cariño y el apoyo.

Con todo mi afecto y bendición…

 

Padre Carlos Peteira, Misionero Argentino

de la Diócesis de San Rafael, Mendoza, en Cuba.

Crónica de Noviembre

publicado a la‎(s)‎ 16 dic. 2016 6:09 por Parroquia Sagrado Corazón Alvear































10 de noviembre de 2016.

Año de la Misericordia

Jubileo por los 100 años de la Virgen de la Caridad del Cobre, como Patrona de Cuba

 

Queridos Amigos de Argentina y del mundo:

 

¡Por fin le pusimos la tapa! ¡Síííííííí! Lo primero que les quiero contar en esta oportunidad, es que después de larguísima, penosa y preocupante espera, llego la tapa del motor de la combi (guagüita) Toyota, que con tanta generosidad nos enviaron desde Argentina. Fue una odisea casi tan grande, que el traslado del Arca de la Alianza por el desierto del Sinaí. No tuvimos la experiencia de cruzar con ella el Jordán, pero después de recorrer varios países y afrontar un costo muy alto, felizmente el domingo la abrazamos en Yaguajay. Celebramos su llegada, lamentando no tener el ternero cebado del padre del hijo pródigo, como hubiera sido de nuestro agrado, para inmolarlo en homenaje a quienes fueron parte de este éxodo hacia la tierra prometida (aunque no cumplida en los 57 años que lleva la promesa) Al día siguiente, ya los cirujanos se abalanzaron sobre el quirófano, con el Padre Alejandro a la cabeza del equipo y después de unos días de zozobra, ¿a qué no saben qué?... Sí, arrancó impávida, desafiando nuevamente con su paso triunfal, los caminos heridos de falsas promesas, pero victoriosa y gallarda, en pos de nuevas aventuras apostólicas. Gracias miles, a quienes hicieron que este prodigio manifiesto de la Virgen de la Caridad, nos permitiera recuperar la sonrisa y mantener con espíritu arrollador, nuestra misión cubana.

 

Pasando a las novedades misioneras, les cuento que en esta recta final del año, se nos vienen encima diversos acontecimientos felices, que exigen de nosotros y de cada comunidad, un renovado esfuerzo. El domingo, tuvimos un retiro espiritual soñado, con una participación de más de ochenta jóvenes y adultos, preparando a partir de este 8 de noviembre, la Consagración a María, según el camino que nos regala el grande San Luis María. Estamos muy felices por ello. ¿A quién sino a María, le podemos confiar lo poco que somos, si lo mucho de Dios en Cristo, fue custodiado en sus entrañas y en su corazón?

 

Tenemos también para el primer domingo de Adviento, las confirmaciones de un hermoso grupo de adolescentes, jóvenes y adultos, alrededor de 60, que hace meses venimos preparando.

 

Y nuestro gran desafío de fin de año, que son las misiones de nuestros generosos apóstoles de Argentina. 16 de ellos, jóvenes de nuestras comunidades y de otros rincones de la patria, que llegan el 20 y 27 de diciembre y a partir del 15 de enero, otro grupo de 12 que toman la posta, la mayoría de nuestros querido Malargüe.

 

En fin, todo lo que estamos viviendo nos mueve a la oración de acción de gracias y por supuesto a la incansable súplica, para que Jesús y María, nos permitan a todos fructificar en este rincón del mundo.

 

Recemos mucho por este querido pueblo, siempre detrás de expectativas salvadoras, muy inciertos con las novedades de los bloqueadores del norte, pero dependiendo en gran parte de ellos. Por lo menos nos salvamos de la Hienary Vil Clinton… esperemos no caer en la Trump del Pato Donald…

 

Con todo mi afecto y bendición…

 

Padre Carlos Peteira, Misionero Argentino

de la Diócesis de San Rafael, Mendoza, en Cuba.

1-2 of 2