Crónica de Noviembre

publicado a la‎(s)‎ 16 dic. 2016 6:09 por Parroquia Sagrado Corazón Alvear






























10 de noviembre de 2016.

Año de la Misericordia

Jubileo por los 100 años de la Virgen de la Caridad del Cobre, como Patrona de Cuba

 

Queridos Amigos de Argentina y del mundo:

 

¡Por fin le pusimos la tapa! ¡Síííííííí! Lo primero que les quiero contar en esta oportunidad, es que después de larguísima, penosa y preocupante espera, llego la tapa del motor de la combi (guagüita) Toyota, que con tanta generosidad nos enviaron desde Argentina. Fue una odisea casi tan grande, que el traslado del Arca de la Alianza por el desierto del Sinaí. No tuvimos la experiencia de cruzar con ella el Jordán, pero después de recorrer varios países y afrontar un costo muy alto, felizmente el domingo la abrazamos en Yaguajay. Celebramos su llegada, lamentando no tener el ternero cebado del padre del hijo pródigo, como hubiera sido de nuestro agrado, para inmolarlo en homenaje a quienes fueron parte de este éxodo hacia la tierra prometida (aunque no cumplida en los 57 años que lleva la promesa) Al día siguiente, ya los cirujanos se abalanzaron sobre el quirófano, con el Padre Alejandro a la cabeza del equipo y después de unos días de zozobra, ¿a qué no saben qué?... Sí, arrancó impávida, desafiando nuevamente con su paso triunfal, los caminos heridos de falsas promesas, pero victoriosa y gallarda, en pos de nuevas aventuras apostólicas. Gracias miles, a quienes hicieron que este prodigio manifiesto de la Virgen de la Caridad, nos permitiera recuperar la sonrisa y mantener con espíritu arrollador, nuestra misión cubana.

 

Pasando a las novedades misioneras, les cuento que en esta recta final del año, se nos vienen encima diversos acontecimientos felices, que exigen de nosotros y de cada comunidad, un renovado esfuerzo. El domingo, tuvimos un retiro espiritual soñado, con una participación de más de ochenta jóvenes y adultos, preparando a partir de este 8 de noviembre, la Consagración a María, según el camino que nos regala el grande San Luis María. Estamos muy felices por ello. ¿A quién sino a María, le podemos confiar lo poco que somos, si lo mucho de Dios en Cristo, fue custodiado en sus entrañas y en su corazón?

 

Tenemos también para el primer domingo de Adviento, las confirmaciones de un hermoso grupo de adolescentes, jóvenes y adultos, alrededor de 60, que hace meses venimos preparando.

 

Y nuestro gran desafío de fin de año, que son las misiones de nuestros generosos apóstoles de Argentina. 16 de ellos, jóvenes de nuestras comunidades y de otros rincones de la patria, que llegan el 20 y 27 de diciembre y a partir del 15 de enero, otro grupo de 12 que toman la posta, la mayoría de nuestros querido Malargüe.

 

En fin, todo lo que estamos viviendo nos mueve a la oración de acción de gracias y por supuesto a la incansable súplica, para que Jesús y María, nos permitan a todos fructificar en este rincón del mundo.

 

Recemos mucho por este querido pueblo, siempre detrás de expectativas salvadoras, muy inciertos con las novedades de los bloqueadores del norte, pero dependiendo en gran parte de ellos. Por lo menos nos salvamos de la Hienary Vil Clinton… esperemos no caer en la Trump del Pato Donald…

 

Con todo mi afecto y bendición…

 

Padre Carlos Peteira, Misionero Argentino

de la Diócesis de San Rafael, Mendoza, en Cuba.
Comments